Alerta: 7 defensor@s siguen encarceladas un año después de la represión en Belarús

De un vistazo

El conflicto sigue dando origen a incesantes abusos y violaciones de derechos humanos contra la población civil. Aunque ha habido algunos avances, especialmente en relación con el desarrollo de un marco jurídico más exhaustivo en 2018, el uso habitual de la tortura y otros malos tratos contra personas detenidas en el contexto del conflicto persiste, en particular en centros de detención bien conocidos por su incumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos, como es el caso de Kandahar. Los defensores y defensoras de los derechos humanos son, cada vez más, víctimas de amenazas, detención y homicidio en todo Afganistán, cometidos por agentes tanto estatales como no estatales. También quienes ejercen el periodismo son objeto de ataques debido a su trabajo. Las mujeres y las niñas afganas sufren diversas formas de violencia de género en todo el territorio, especialmente en las zonas controladas por los talibanes. Afganistán presentó su segundo informe periódico al Comité contra la Tortura (CAT) en 2016, 20 años después de su informe inicial. Al año siguiente, la OMCT y la organización asociada Red de la Sociedad Civil y los Derechos Humanos (CHAN) presentaron al CAT un informe alternativo sobre Afganistán. Se identificaron en él dificultades clave y se formularon recomendaciones de reforma a fin de prevenir la tortura, combatir la impunidad y proporcionar reparación a las víctimas.

Regístrese ahora

Suscríbase para recibir nuestras últimas noticias y alertas