Alerta: Lea nuestro informe sobre los efectos de la Covid-19 en la tortura en México
Hero Child RL ©Raffy Lerma

Niñas y niños

La detención de una niña o un niño no opera jamás en su interés superior. Afecta a su desarrollo, aumenta su vulnerabilidad a la tortura y a otros malos tratos, pone en peligro su derecho a la educación y dificulta su integración en la sociedad.

No obstante, entre 1,3 y 1,5 millones de niñas y niños son privados de libertad cada año en el todo el mundo, según un estudio de la ONU de 2019, que contó con el apoyo de la OMCT y que abarcaba prisiones, centros de detención y otras instituciones. Además, se calcula que hay un millón más de menores bajo custodia policial.

Las niñas y niños que están en conflicto con la ley provienen en su mayor parte de comunidades pobres y marginadas. Los abusos, incluida la tortura, son frecuentes en los contextos de privación de libertad y afectan de manera especialmente grave a los niños y las niñas.

Desde 1993 la OMCT lucha contra la tortura y otras formas de violencia, en colaboración con organizaciones locales que suelen ser miembros de su Red SOS-Tortura. Lo hace por medio de visitas periódicas a centros de detención de menores en países prioritarios, a través del trabajo de incidencia con las autoridades o brindando asistencia jurídica y apoyo a los órganos nacionales de supervisión. Otra de las herramientas utilizadas para poner fin a la tortura de menores es la exposición del problema ante los órganos de derechos humanos de la ONU, como el Comité contra la Tortura, el Comité de los Derechos del Niño y el Consejo de Derechos Humanos.

Entre 1,3 y 1,5 millones de niñas y niños son privados de libertad cada año.

Desde sus inicios, el trabajo de la OMCT ha dado lugar a mejoras fundamentales en la protección de las niñas y niños privados de libertad. Entre ellas figuran reformas estructurales, como cambios jurídicos acordes con las normas internacionales sobre los derechos de la infancia y en favor de la protección de las niñas y niños privados de libertad, y cambios en las instituciones a cargo de menores en contacto con el sistema de justicia; mejoras directas de la situación de niñas y niños detenidos, incluida su liberación; mejoras de las condiciones de reclusión; alternativas a la detención y medidas extrajudiciales, y cierres de prisiones con condiciones de reclusión inhumanas y degradantes.

Por medio de su Programa de Protección de la Infancia contra la Tortura, la OMCT trabaja en la actualidad en la prevención y la protección de las niñas y niños contra la tortura y los malos tratos en seis países prioritarios: Benín, Brasil, Filipinas, India, Togo y Uruguay.

OMCT Raffy Lerma Child Above Grave
Colocación de una corona de flores en el lugar donde tres policías mataron a Kian delos Santos, de 17 años, en el primer aniversario de su muerte, en Caloocan, Metro Manila, Filipinas. ©Raffy Lerma
Regístrese ahora

Suscríbase para recibir nuestras últimas noticias y alertas