Alerta: Nuestro informe anual interactivo está en línea. Consúltelo aquí!

De un vistazo

En Honduras, fuerzas de seguridad tanto públicas como privadas utilizan de manera habitual la tortura como instrumento de represión y control social. La situación se ha visto agravada por las alarmantes condiciones en materia de seguridad surgidas tras el golpe de Estado de 2009. A día de hoy, el país se caracteriza por presentar uno de los índices de homicidios más altos de la región, e incluso del mundo. La impunidad generalizada oscurece las perspectivas de mejora, en medio de una preocupante tendencia a la militarización de las funciones más básicas del Estado en virtud de políticas de “tolerancia cero” frente a las maras.

La OMCT viene trabajando intensamente con organizaciones y coaliciones locales –entre ellas las organizaciones miembros de nuestra Red SOS-Tortura CPTRT y ACI-Participa, Cáritas San Pedro Sula, Coalición contra la Impunidad y muchas otras– para llamar la atención internacional sobre Honduras, en especial garantizando la colaboración periódica con el Comité contra la Tortura y otros órganos internacionales. Junto con nuestras organizaciones asociadas, vigilamos las condiciones de reclusión en prisiones donde el hacinamiento es muy elevado, propugnamos la limitación del uso de la fuerza y contribuimos a garantizar la protección de las personas defensoras de los derechos humanos. Honduras sigue siendo un país muy peligroso para quienes defienden los derechos humanos, ya que se enfrentan constantemente a represión, criminalización y atentados contra su vida, especialmente en el caso de quienes trabajan cuestiones relativas a la tierra y el medio ambiente, las organizaciones indígenas, las asociaciones de estudiantes y la comunidad LGBTI.


Miembros de nuestra red que trabajan en esta área

Regístrese ahora

Suscríbase para recibir nuestras últimas noticias y alertas