Sri Lanka
16.09.03
Intervenciones urgentes

Sri Lanka: tortura de cuatro personas y continuada detención de uno de ellos

Caso LKA 160903
Detención arbitraria y en incomunicación / Amenazas de muerte / Tortura / Riesgo de tortura


El Secretariado Internacional de la OMCT solicita su intervención URGENTE ante la siguiente situación en Sri Lanka.

Breve descripción de la situación

El Secretariado Internacional de la OMCT ha sido informado por Asian Human Rights Commission, miembro de la Red de la OMCT, de la detención y tortura de personas detenidas por funcionarios de la ley en Sri Lanka.

De acuerdo con la información recibida, el 7 de julio de 2003, entre las 5 y las 6pm, Dhanapala Dingham Ramaiya, Saravanaraj Ramaiya, y Prabhakaran Muragaiya estaban caminando de la ciudad de Bogawantalawa hacia Chapelton cuando dos triciclos se aproximaron a gran velocidad desde la dirección opuesta. El primer triciclo golpeó a Dhanapala Singham Ramaiya, echándolo de la carretera. Ninguno de los vehículos se detuvo tras el accidente, así que los tres hombres fueron a la estación policial de Bogawantalawa para presentar una denuncia. Cuando se acercaban a una tienda de cassettes en Bogawantalawa fueron severamente asaltados con porras y palos por tres personas vestidas de civil que estaban en un jeep. Por su conversación y la manera como se dirigían el uno al otro, las tres víctimas creen que sus atacantes eran oficiales de policía, incluyendo al Oficial a Cargo (OIC) de la policía de Bogawantalawa. Luego fueron llevados a la estación policial, donde habrían sido nuevamente golpeados por la persona que fue identificada como el OIC.

Aproximadamente a las 10pm, se les permitió reunirse con el médico en el hospital. El médico se reunió brevemente con el OIC y luego examinó a S. Ramaiya. De acuerdo con Saravanaraj Ramaiya, el OIC le advirtió que no dijera al doctor que había sido asaltado, sino que le hablara solamente del accidente con los triciclos. Mientras estaba siendo examinado, el OIC habría sostenido una pistola frente a su hermano y amenazado de disparar si Saravanaraj le decía al médico la verdad sobre el asalto. Más aún, el doctor no le hizo ninguna pregunta y no examinó las heridas en su espalda, las cuales eran resultado de los golpes con las porras, ni examinó tampoco las heridas infligidas a su hermano.

Mientras que las tres víctimas estaban en el hospital, fueron visitadas por Ramaiya Thangaiya y Sevanu Muttukamari, los padres de Savanaraj y Singham Danapala Ramaiya; Prabhakaran Murugan, padre de Murugaiya Thuraisamy; el Sr. Logan, Presidente del Concejo Distrital; y el Sr.. Uthran, el representante del sindicato C.W.C. Estas personas fueron expulsadas por el OIC, se les dijo que podían “esperar para ver en los tribunales locales.” Las víctimas fueron luego llevadas de vuelta a la estación policial y fueron detenidas. Un cierto Sr. Bala habría venido a traerles comida y habría sido expulsado por el OIC; se le echó agua caliente encima, quemándole las manos. El 8 de julio de 2003, el OIC hizo que las víctimas firmaran un documento que fue luego presentado al Magistrado en Hatton. En la denuncia presentada por la policía ante el magistrado, respecto de las tres víctimas, se les acusaba de haber asaltado al conductor del triciclo. El abogado representante de los acusados remarcó que los tres habían sido, en realidad, asaltados por la policía. Las heridas sufridas por Saravanraj Ramaiya en la espalda se le mostraron al magistrado, quien no mostró interés. En cambio, el magistrado preguntó al oficial de policía por qué las armas que se les habían proporcionado no fueron usadas en ese caso. Se ordenó detenerlos durante los siguientes 14 días. Luego de estar detenidos en la prisión de Bogambara, Dhanapala Singham Ramaiya fue retenido en la sala hospitalaria de la prisión por tres días, recibiendo tratamiento por las heridas que habría sufrido de manos de la policía de Sri Lanka. Luego de un pedido de su abogado al magistrado, se les concedió fianza. La tortura en manos de los oficiales de policía estaba mencionada en el pedido de fianza, pero el magistrado sólo les aconsejó que interpusieran una denuncia ante la policía. Más tarde, fueron admitidos en el hospital Nuwaraeliya, en el cual se quedaron cuatro días, tiempo durante el cual un oficial que portaba el número R 7957 y era adjunto a la policía del hospital, registró una declaración. La próxima audiencia en la corte magisterial de Hatton ha sido fijada para el 19 de agosto.

Los esfuerzos de las víctimas para presentar una denuncia ante el Superintendente de Policía han sido infructuosos. Con la mediación de Kandy Justice, Peace and Human Development Committee, las víctimas pudieron reunirse con el Superintendente de Policía, Sr. R. Kumarasinghe, y hacer una denuncia. El Superintendente Asistente de Policía se negó a aceptar su denuncia pero, más tarde, ante la evidencia presentada por el representante de Human Rights Committee, registró declaraciones por separado de cada una de las tres víctimas. Desafortunadamente, hasta el momento no se ha conducido investigación alguna con respecto a esta denuncia. Entretanto, la denuncia hecha por la policía contra estas tres personas tenía que haber sido oída el 19 de agosto pero, debido a la ausencia del magistrado, el caso fue pospuesto para el 9 de septiembre – el resultado de esta audiencia aún no se conoce. Cabe mencionar también que, hasta ahora, la policía no ha podido presentar cargos contra los tres hombres.

En un caso separado de uso de tortura por parte de miembros de la Policía de Sri Lanka, aproximadamente a las 4:30am del 7 de septiembre de 2003, el Sr. Padukkage Nishantha Thusahara Perera, de 23 años, fue arrestado por cuatro oficiales de policía de la Estación Policial de Divulapitiya. Fue llevado a la Estación Policial de Divulapitiya, donde, de acuerdo con su madre, Brigitte Patricia, se le ha pedido que muestre evidencia contra un sospechoso en un caso sobre robos locales de ganado, sobre el cual no sabría nada. Ha sido continuamente torturado en detención y aún está detenido allí. Su padre fue a verlo el 8 de septiembre y fue detenido en la estación hasta que un político local intervino y aseguró su liberación al día siguiente. Los padres del Sr. Perera están prohibidos de verlo y hay graves temores en cuanto a que sigue en grave riesgo de ser sometido nuevamente a tortura durante su detención en incomunicación.

El Secretariado Internacional de la OMCT está seriamente preocupado por las alegaciones de uso de tortura en el Sr. Dhanapala Singham Ramaiya, el Sr.. Saravanaraj Ramaiya, el Sr.. Prabhakaran Muragaiya y el Sr. Padukkage Nishantha Thushara Perera, y en particular por la integridad física y psicológica del último. La OMCT hace un llamado para la inmediata liberación del Sr. Padukkage Nishantha Thushara Perera en la ausencia de cargos legales válidos que estén en línea con el derecho internacional. La OMCT también subraya con preocupación que los oficiales de policía que perpetran violaciones a los derechos humanos en Sri Lanka gozan de una casi total impunidad. La OMCT hace un llamado al Gobierno de Sri Lanka para que ordene una investigación inmediata y exhaustiva sobre estas alegaciones de tortura, se lleve a los perpetradores ante la justicia y se proporcione una indemnización adecuada a las víctimas de estos abusos.

Acción solicitada

Por favor escriban a las autoridades en Sri Lanka urgiéndolas a:
i. tomar todas las medidas necesarias para garantizar la integridad personal de Dhanapala Dingham Ramaiya, Saravanaraj Ramaiya, Prabhakaran Muragaiya y Padukkage Nishantha Thushara Perera;
ii. garantizar que se le otorgue al Sr. Perera acceso a representación legal y visitas de familia;
iii. ordenar la liberación inmediata del Sr. Perera en la ausencia de cargos legales consistentes con el derecho y las normas internacionales;
iv. garantizar que se lleve a las cuatro personas ante un tribunal imparcial y competente y se respeten sus derechos procesales en todo momento;
v. ordenar una investigación exhaustiva e imparcial en torno a las circunstancias de estos eventos, con el fin de identificar a los responsables, llevarlos a juicio y aplicar las sanciones penales y/o administrativas estipuladas en la ley;
vi. garantizar el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país, de conformidad con el derecho interno y las normas internacionales de derechos humanos.

Direcciones

· President, Her Excellency Chandrika Bandaranaike Kumaratunga, President's House, Colombo 3, Sri Lanka, Fax: +94 12 333 703, E-mail: for_min@sri.lanka.net
· Prime Minister, Hon. Ranil Wickremasinghe, Cambridge Place, Colombo 7, Sri Lanka, Fax: +94 12 575 454/682 905, E-mail: secpm@sltnet.lk, bradmanw@slt.lk
· Attorney General, Hon. K.C. Kamalasabesan, Attorney General's Department, Colombo 12, Sri Lanka, Fax: +94 12 436 421, E-mail: attorney@sri.lanka.net or counsel@sri.lanka.net
· Minister of Justice, Hon. W.J.M. Lokubandara, Ministry of Justice, Law Reform and National Integration, Superior Courts Complex, Colombo 12, Sri Lanka, Fax: + 94 12 424 447
· Minister of Interior, Honourable John Amaratunga, Colombo, Sri Lanka, Fax: +94 12 387 526/698 282
· Ambassadeur Kariyawasam,Prasad, Rue de Moillebeau 56 (5ème) - CP 436, CH-1211, Genève 19, Suisse, E-mail: mission.srilanka@ties.itu.int, Fax: +4122 734 90 84
· Inspector General of Police, Mr. T.E. Anandarajah, Sri Lanka Police Headquarters, New Secretariat, Colombo 1, Sri Lanka, Fax: +94 1 438 915/446 174
· Chairman of National Police Commission, Mr. Ranjith Abeysuriya PC, 10 A, Flower Road, Colombo 7, Sri Lanka

Por favor escriban también a las embajadas de Sri Lanka en sus respectivos países
Ginebra, 16 de septiembre de 2003
Sírvanse informarnos de cualquier acción emprendida, citando el código de este llamado en su respuesta.
Regístrese ahora

Suscríbase para recibir nuestras últimas noticias y alertas