Alerta: Mantente informado sobre derechos humanos en nuestra página y redes sociales!
Guatemala
12.05.20
Declaraciones

Guatemala: Jorge and Marcelino, condenados a 35 años por un asesinato que no cometieron





El 13 de julio de 2017 fue asesinado un trabajador de la Cooperativa Chilté y otros resultaron heridos en Alta Verapaz, al norte de Guatemala. Jorge Coc Coc se encontraba en casa cuidando de su padre enfermo en ese momento y Marcelino Xol Cucul estaba dando clase en una comunidad a varias horas de distancia. Sin embargo, a principios de 2018 ambos fueron detenidos y acusados de homicidio y homicidio en grado de tentativa en relación con este caso. A pesar de las graves incoherencias de los testimonios de los testigos y de que otros dos defensores detenidos por el mismo caso fueron declarados inocentes con las mismas pruebas presentadas en su contra, en octubre de 2019 se los condenó a 35 años de cárcel sin libertad condicional. Jorge y Marcelino han apelado la sentencia, pero se arriesgan a pasar su vida encarcelados por un delito que no cometieron.

Lejos de ser un simple error judicial, su historia representa la lucha por la tierra, el agua y otros recursos naturales que tiene lugar en Guatemala, uno de los países con más desigualdad del mundo. De un lado, se encuentra una reducida élite que controla el Estado y dirige un sistema económico depredador en el que los recursos están en manos de unos pocos y que cuenta con el apoyo de un poder judicial que a menudo carece de independencia. Del otro lado, se encuentran las comunidades indígenas que, en un entorno extremadamente hostil y peligroso, defienden sus tierras ancestrales contra los desalojos forzosos, la tala y la minería.

En Guatemala, el sistema de justicia penal se utiliza indebidamente de forma sistemática contra las personas defensoras de derechos humanos que trabajan en favor de la justicia y luchan contra la impunidad, protegiendo pacíficamente sus comunidades contra los intereses de los más poderosos, entre ellos grandes empresas y terratenientes. Se persigue especialmente a quienes trabajan en cuestiones relacionadas con la tierra y los derechos de las personas indígenas. Además de las denuncias sin fundamento, son frecuentes los malos tratos e incluso los asesinatos, y rara vez se lleva a los culpables a juicio.

En este contexto, Jorge y Marcelino eran objetivos de esta persecución. Son líderes mayas q’eqchi y miembros del Comité Campesino del Altiplano (CCDA), una organización con sede en las Verapaces. El CCDA tiene como objetivos reducir la desigualdad y aumentar la participación de las comunidades rurales marginalizadas y de las comunidades indígenas en la vida social, económica, cultural y política, y trabaja contra el acaparamiento de tierras por parte de grandes terratenientes. La comunidad de Choctun Basilá, cerca de Cobán, la capital regional, lleva más de diez años sumida en una disputa por la tierra contra la empresa Cooperativa Chilté que se ha cobrado un precio muy elevado: una campaña de criminalización y ataques contra el CCDA que han terminado con el asesinato de seis de sus miembros y la detención arbitraria de Jorge y Marcelino.

¡Únase a nuestro llamado por la liberación de Jorge Coc Coc y Marcelino Xol Cucul!

Regístrese ahora

Suscríbase para recibir nuestras últimas noticias y alertas