Alerta: México: Desaparición de dos representantes de la sociedad civil
19.12.22
Informes

Nueva Nota de Orientación: Es urgente la apertura de las puertas de las cárceles a la sociedad civil

Comunicado de prensa

Ginebra, 20 de diciembre de 2022

Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) que trabajan por los derechos de las personas privadas de libertad y la reforma de la justicia penal se enfrentan, con demasiada frecuencia y en demasiados lugares, a obstáculos que impiden su acceso a los lugares de detención. Los gobiernos deben tomar las medidas necesarias para permitir el acceso y el escrutinio por parte de la sociedad civil de las prisiones y otros lugares en los que hay personas privadas de libertad, ha afirmado hoy la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) en una nueva Nota de Orientación.

En Brasil, la pandemia acentuó la violencia perpetuada dentro del sistema de justicia juvenil. Tras varios meses sin poder acceder a estos centros de detención, la organización Gabinete de Assessoria Jurídica às Organizações Populares (GAJOP) reanudó las visitas y detectó numerosos casos de abusos, entre ellos el de un adolescente que había perdido un órgano como consecuencia de los malos tratos. El acceso del GAJOP a él y la rápida asistencia jurídica llevaron a la destitución del director del centro por orden judicial.

Éste es sólo un ejemplo, pero hay innumerables más. "Estoy inmensamente orgulloso del papel que muchos de nuestros miembros han desempeñado a la hora de promover respuestas adecuadas durante la pandemia por parte de las autoridades penitenciarias, acceso a la salud y políticas públicas que, en última instancia, previenen la violencia y las violaciones de los derechos humanos", declaró Gerald Staberock, Secretario General de la OMCT. "A medida que avanzamos y reconstruimos después de esta crisis mundial es hora de reconocer lo que es evidente: La transparencia es esencial para los lugares de detención y el acceso de la sociedad civil es una de las mejores formas de prevenir abusos".

A lo largo de la historia reciente, y de manera notable en el contexto de las respuestas a situaciones de emergencia, las OSC han realizado valiosas contribuciones al acceso a la información y a la transparencia, mostrando una gran flexibilidad y generando confianza, experticia y legitimidad, como ha sido respaldado por múltiples recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos. Ya es hora de que los gobiernos las reconozcan como actores vitales en la prevención y protección frente a la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Para que las OSC puedan actuar con eficacia y desempeñar un papel significativo en el monitoreo de las condiciones de detención de más de 11 millones de personas recluidas en instituciones penitenciarias de todo el mundo, estas deben contar con las garantías necesarias para poder acceder a esos centros, realizar visitas y relacionarse con los detenidos y el personal.

Es necesario un cambio de paradigma por el cual los sistemas de justicia y las autoridades de detención asuman la importancia primordial de estar abiertos al escrutinio y al asesoramiento de las OSC y de una serie de actores implicados en la prevención, investigación, sanción y reparación de la tortura y otros malos tratos, en particular los mecanismos nacionales de prevención, las instituciones nacionales de derechos humanos y otros órganos estatales con funciones de control y monitoreo, así como los órganos internacionales de derechos humanos y humanitarios.

En la Nota de Orientación publicada hoy, la OMCT proporciona orientación práctica a las OSC y a personas especializadas sobre cómo llevar a cabo con éxito intervenciones legales y de incidencia frente a las autoridades de detención, que conduzcan al fortalecimiento del reconocimiento de las OSC como actores esenciales en el monitoreo de los lugares de detención y en el diseño y elaboración de respuestas de preparación para emergencias adoptadas por parte de las autoridades a cargo de las personas privadas de libertad. La Nota de Orientación se basa en las aportaciones y la orientación proporcionada por el Grupo de Acción de la OMCT para la Crisis de la Covid-19 *.

* El Grupo de Acción de la OMCT para la Crisis de la Covid-19 es un órgano consultivo compuesto por eminentes expertos en materia de detención, prevención de la tortura, sistema de justicia penal, salud, derechos del niño, derechos de la mujer y defensores de los derechos humanos. Para más información, lea nuestras Notas de orientación Covid-19 y detención: Impactos, lecciones y acciones urgentes.

La Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) es el mayor grupo global movilizado contra la tortura y por la protección de quienes defienden derechos humanos. Tiene más de 200 organizaciones miembros en 90 países. El Secretariado Internacional tiene su sede en Ginebra, Suiza.

Para obtener información adicional, por favor contacte a:


Iolanda Jaquemet, Directora de Comunicaciones

ij@omct.org, +41 79 539 41 06

Regístrese ahora

Suscríbase para recibir nuestras últimas noticias y alertas